Onironautas Blog
Blog oficial del Club de los Onironautas.
Todo sobre los sueños.
El blog de los que no les apetece
perderse la tercera parte de su vida.

Ser

By Sofocles Dans
Confieso que he explorado. Hay maravillas en este Universo que las palabras nunca podrán explicar. Por esa razón, he renunciado a hacerlo.

La Vida es un asombroso juego mientras permanecemos en ella, olvidados de todo, jugando como si cuanto nos sucede en un minúsculo pedazo de tiempo fuese de la más capital importancia.

Ya se me hizo tarde. ¡Me voy, me voy, me voy!

El conejo blanco corría y corría hacia ninguna parte.

Cierto que este juego es de lo más asombroso. Apenas hemos explorado una infinitesimal parte del mismo. Es grandioso, enorme, fascinante. Y lo estamos jugando en un nivel superior. Descubrimos la parte onírica y eso nos abrió las puertas a tremendas posibilidades.

Realmente no podría decir nada más de lo que ya he dicho. Todo cuanto podía expresar al respecto está en la web, en este blog y finalmente compendiado y ampliado en el libro Onironáutica.

Ese libro es mi aportación final al mundo de la exploración onírica. Se lo he pasado a una pequeña editorial que cumplió su cometido editándolo. Posiblemente se pueda conseguir en librerías físicas y virtuales. Tal vez alguna editorial en América o cualquier otro continente llegue a editarlo. Lo cierto es que mucha gente de diversos países lo han conseguido a pesar de las aparentes dificultades. La cuestión es que ahí está. Es parte del juego, le he dado un ligero movimiento y ahora va solo. Hasta dónde pueda llegar será divertido verlo.


LAS DOS CARAS DEL MISMO JUEGO

Ya lo dije muchas veces: lo que la mayoría de la gente llama "la vida" y el mundo onírico son dos partes del mismo juego. Si quieres conocer el Juego tienes que intentar conocerlo en su totalidad. No son partes autónomas en sí mismas, son partes indivisibles.

Por otra parte, el jugador debe reconocerse como tal. Y la única opción es darse cuenta, sin género de dudas, de que estoy jugando aquí y ahora. Cualquier otra posición te convierte en una simple pieza movida por los acontecimientos del propio juego.

Ahora bien, la propia existencia del Juego sugiere que la Realidad debe ser mucho más amplia. Considéralo.

¿Qué ocurre si un jugador decide abandonarlo?

No,  no estoy hablando de abandonar el cuerpo físico. Considero que la muerte es parte del Juego.

Hablo de obtener la conciencia del propio Juego y de la realidad que lo abarca y contiene.


SER ABSOLUTAMENTE

La conciencia es percepción. La conciencia de los sentidos nos permite estar alertas en el mundo físico. La conciencia de nuestra mente nos permite existir y tener la experiencia de otras partes de la vida. Al mismo tiempo nos ofrece la percepción clara y brillante de que no somos la mente. O, dicho de otra forma, la mente y el cuerpo son elementos del Juego.

Esa presencia que tiene conciencia es el punto de partida de una realización mayor. Es, sin género de dudas, el paso fundamental para ser y no meramente existir como una pieza de un Juego.

Ser no es ni un viaje ni un objetivo. Ser es lo que somos. La realización del Ser supone el fin del Juego, la liberación total de toda la angustia experimentable en la incesante búsqueda de la felicidad y la constante huida de la infelicidad.

Ser es Ser y Ser absolutamente no está contenido en el Juego  ni puede ser definido por ninguna combinación de palabras.

FIN

Este blog se acaba. Estas son mis últimas palabras en él. Esta es la última vez que escribo sobre la exploración del Juego. Respecto a Ser, toda expresión es innecesaria pero aún guardo las semillas de la amistad que nos ha unido durante el tiempo que hemos explorado juntos este curioso tablero onírico. Si os apetece, continuaré compartiendo algunos toscos apuntes sobre lo inexpresable. Aquí: SER.

Mi más sincero y fraternal abrazo,

Sófocles


 

Podría decir...

Category: By Sofocles Dans
No hay más Dios que el Ser,
y todo cuanto hay en el Universo es su expresión.
Bueno, ya lo he dicho.
 

La Verdad

Category: By Sofocles Dans
Tras un título así lo esperable es que todo lo que escriba a continuación sea "carne de discusión". Y, probablemente, así sea.

En todo caso lo único que pretendo hacer, en un nivel de lectura superficial, es escribir acerca de por qué no escribo.

Y la razón no es otra que porque nunca he pretendido hacer de esto un juego. Por ese motivo no pretendo escribir cotidiana y frecuentemente sobre infinitos temas, ni crear una activa comunidad de nada.

El Club de los Onironautas tuvo sus motivos y todos ellos fueron cumplidos. En ningún momento se quiso hacer algo que perdurase en el tiempo ni, como sabeis, crear ídolos alrededor de una nueva ideología.

Abrimos una puerta para expandir la percepción del mundo y de uno mismo. Mucha gente aceptó esa invitación. Pero continuar dando vueltas y más vueltas alrededor de ello sí sería un juego. Y entonces carecería de un sentido transcendente.

Lo que distinguimos inciertamente como mundo físico y mundo onírico son partes de una totalidad, de una manifestación. Hemos abierto los ojos a un campo de exploración más amplio. Y eso tiene una importancia relativa. Tal vez ahora vemos algo más pero no significa ello que percibamos la totalidad.

Pretendiendo hablar de "la Verdad" me sitúa, desde un punto de vista relativista, en una posición elevada lo cual, sin duda, está alejado de "la Verdad". Acostumbrados a pensar linealmente creemos en espacios y distancias. Así hablamos de tiempo y "alturas" de conocimiento. Posiblemente nada hay más falso.

Cierto es que el conocimiento intelectual se puede medir en cantidad, lo que le dota de altura y profundidad y, por tanto, se necesita tiempo para acumularlo. Pero el conocimiento de la Verdad no tiene un primer ni un último grado, no pertenece al tiempo y no posee dimensión alguna. Es, en todo caso, la percepción directa de la totalidad e, incluso, esta definición es imperfecta.

Una vez que he mostrado la posibilidad de una percepción mayor no me es posible transmitir con palabras nada más. A no ser que insista en prolongar un juego.
En el mundo físico y el onírico (en el mundo manifiesto) puedo entregarme a infinitos y diversos juegos. Lo hago. Pero de ninguna manera puedo hacerlo en relación a la Verdad.

Cuando alguien descubre la percepción de ser (y es algo en lo que se insiste como punto principal en el Club de los Onironautas) ha encontrado un punto de realidad. A partir de ahí todo sigue un curso "natural" hacia el descubrimiento del perceptor último, el descubrimiento del sí mismo o del Ser. Puede, aparentemente, suponerse que esto lleva algún tiempo pero también es algo incierto. Lo que somos ya lo somos ahora. Ser no es algo que se haga sino lo que es y para el Ser no hay tiempo, ni distancias, ni alturas ni profundidad.

Solo puedo deciros una cosa: que las palabras no pueden explicarlo. Por tanto, jugar con palabras siempre será un juego pero nunca la Verdad.

 

Onironautas, la serie

Category: By Sofocles Dans
Hace tiempo que seguimos las andanzas de esta gente de God Dog. Ahora ya es inminente el estreno de su esperada serie de ficción "Onironautas".

¿Qué dónde se estrena? en Internet, por supuesto.

Obviamente la serie gira en torno al sueño lúcido y ofrece fuertes dosis de acción con un guión que bebe de fuentes míticas como "Lost", "Doctor Who", "12 monos" y otras.

Se estrena en febrero. La frecuencia prevista es de 1 episodio mensual hasta completar los 4 de la primera temporada.

Sin duda va a dar mucho que hablar y suscitar grandes e interesantes debates.

La serie está realizada con un presupuesto mínimo y sin subvenciones. El resultado, que como vereis en la promo parece espectacular, prueba sin lugar a dudas que cuando hay creatividad se pueden hacer grandes cosas al margen de los caprichos de la mega industria audiovisual.

Pasad la info a vuestros conocidos y no os la perdais.

Onironautas-serie