Onironautas Blog
Blog oficial del Club de los Onironautas.
Todo sobre los sueños.
El blog de los que no les apetece
perderse la tercera parte de su vida.

En el día de los muertos

Category: By Sofocles Dans

Es oportuno recorrer pausadamente uno de los salones de nuestro querido Club de los Onironautas...

LOS MUERTOS EN LOS SUEÑOS

Esta recámara nace como resultado de las inquietudes de muchos de vosotros acerca de los sueños en los que aparecen personas fallecidas. Los onironautas somos personas que nos hacemos muchas preguntas pero nunca nos las contestamos. Pensamos que la Vida no consiste en ir acumulando teorías que nos dejen más o menos tranquilos. Los onironautas somos muy extraños: apuramos la vida de un trago y no sentimos temor de experimentar intensamente nuestra capacidad de asombro y la propia experiencia de vivir. Tal vez, este tema acerca de las personas fallecidas que aparecen en nuestros sueños no permita una respuesta intelectual sino más bien una eterna pregunta y una emocionante y gratificante vivencia emocional.

***

Nos preguntais acerca de vuestras experiencias oníricas en las cuales aparecen personas fallecidas. Seríamos estúpidos si pretendiéramos daros una respuesta concluyente y precisa acerca de esto. Por tal motivo, no espereis encontrarla entre estas lineas. Pero sí podemos transmitiros nuestros más sinceros sentimientos. Emociones que, por otra parte, habeis experimentado muchos de vosotros. Y por eso, queremos recoger aquí todas esas experiencias con las que nos habeis regalado. Nos sentimos muy agradecidos por ese privilegio.

Sólo podemos deciros que las personas que han fallecido (o sea, que han dejado su cuerpo físico, ese vehículo que nos sirve para movernos en este mundo de tres dimensiones pero no en el mundo onírico) aparecen llenas de vida en el Mundo de los Sueños.

Lo primero que se nos ocurre, ante este tema, es que tales personas permanecen vivas en nuestra memoria. Y seguramente esto es cierto. Pero, como suele suceder, esta idea no encaja siempre y para todos los casos. Porque a veces es esa persona que ha fallecido la primera que nos da la noticia. Y, además, se dan muchas otras situaciones sorprendentes.

Una cosa es casi siempre cierta: las experiencias oníricas con personas queridas que han fallecido son, dentro del especial ambiente emocional que puede darse, agradables y, en esencia, bellas. Unicamente parecen enturbiarse algo cuando concurre el ancestral temor hacia la muerte que nos ha sido inculcado generación tras generación. Siendo que, para vivir intensamente el presente, una persona equilibrada debe (paradójicamente) recordar que es mortal. Si lo pensais, lejos de ser una elucubración morbosa, se convierte en el gran equilibrador de la balanza que os hará disfrutar AHORA de una flor, de vuestra familia, de las pequeñas o grandes cosas que tengais en vuestro presente. Y no postergar todo lo verdaderamente importante para un mañana, enfermedad crónica de la humanidad: la mañanitis.

A medida que vuestros sueños son cada vez más lúcidos ireis haciendo vuestras propias investigaciones. En el Mundo Onírico podemos buscar (o llamar) a cualquier persona y, generalmente, ésta concurre. Y es indiferente que la persona en cuestión tenga cuerpo físico o no lo tenga. Pero esto nada tiene que ver con el espiritismo. A los onironautas no nos gusta perder el control de nuestro cuerpo, no servimos de mediums para supuestas entidades del más allá. Simplemente nos movemos en el Mundo Onírico y nos relacionamos con todos sus habitantes. Lo que, de todas formas, hace todo el mundo aunque, la mayor parte de las veces, sin darse cuenta e, incluso, sin traer el menor recuerdo.

Por tanto... 1ª impresión subjetiva: Morir es dejar un traje. A veces, ese traje está viejo, gastado, roto o ha quedado obsoleto. Así que no debe ser tan mala cosa cambiarlo.

2ª impresión subjetiva: Parece bastante evidente (al menos para los onironautas) que no somos el cuerpo (el traje). Tú sigues estando entero con ropa o sin ella.

3ª impresión subjetiva: Todas las noches vivimos la experiencia de "morir". Dejamos el cuerpo y nos movemos en el Mundo Onírico (o como quieras llamarlo). No sólo no es traumático sino que resulta muy agradable. Una vez en la vida dejamos ese traje para siempre. Tampoco debiera ser traumático ni desagradable. Parece que los antiguos griegos lo entendieron muy bien: el hermanito menor de Thanatos (la muerte) es Hypnos (el sueño). No pienses en ello como algo feo.

4ª impresión subjetiva: La energía ni se crea ni se destruye; se transforma. Es un axioma incontrovertible de la física moderna.

5ª impresión subjetiva: La energía de nuestros antepasados (sus anhelos, impresiones, trabajos, aspiraciones, amor, sentimientos, y el etc. más amplio que puedas imaginar) forma un escudo de amor y protección para las sucesivas generaciones. Ese escudo se refuerza por el respeto, comprensión y amor de las generaciones actuales. Piensa en ello. Todas las culturas de la tierra veneraron la memoria de sus antepasados (con admiración y alegría) y se sentían protegidos y amparados por ellos. Muchos onironautas recordamos esto al menos una vez al año y solemos encender una velita en memoria de nuestros ancestros el día 1 de Noviembre. Sabemos que ese aura ancestral de amor nos protege y nos ayuda.

6ª impresión subjetiva: Los onironautas sufrimos una pérdida irreparable: el miedo a morir

7ª impresión subjetiva: Si el pasado influye en el presente, también pensamos que el futuro influye sobre el pasado. Ya sabes que sólo existe un eterno AHORA. Puede que infinitos presentes. Pero, sin duda, el tiempo presente es el único que has vivido, vives y vivirás siempre. Nuestra relación con los antepasados influye en ellos y en nosotros. Puedes entender esto como quieras pero recuerda que el concepto que tenemos del tiempo es bastante pobre y limitado. Es hora de pensar "relativamente".


* * *

Porque, ¿qué es el morir, sino permanecer desnudos en el viento y fundirnos en el sol?. Y ¿qué es dejar de respirar, sino liberar el aliento de la incesante marea, para que pueda alzarse y expandirse libre de ataduras buscando a Dios?. Sólo cuando bebais en el río del silencio, cantareis. Y cuando hayais alcanzado la cima de la montaña, entonces se iniciará la subida. Y sólo cuando la tierra reclame vuestros cuerpos, la danza dará comienzo.
Gibrán Jalil Gibrán

[El artículo se completa con algunas experiencias enviadas por onironautas de todo el mundo. Puedes verlo aquí: Los muertos y los sueños}
 

0 comments so far.

Something to say?